Soul Kitchen… una cocina tragicómica

SK-portadaA ver, voy a tratar de volver a poner los pies en la tierra, ya que después de ver Interstellar quedé atrapado en el espacio-tiempo; gravedad ven a mí y volvamos a nuestro chilito.

Para hablar de nuestro país hay que meterse con la Tv basura y la programación que nos entrega, bueno, yo soy uno de los que ve de vez en cuando ve tv chilena y me desencanto al rato por tanto reality, farándula o comedias fomes.

Ahora están los realitys de comida, el masterchef y topchef, (que por cierto, llegaron más tarde que teleserie turca) y éstas igual me llaman la atención; más que nada porque todos alguna vez cuando estamos frente a la cocina, nos las damos de chef gourmet mezclando cualquier tontera para mejorar la hamburguesa. Y por eso me acordé que hace tiempo vi esta película del director Turco – Alemán, Fatih Akin: Soul Kitchen, una comedia livianita, para pasar el rato como los realities que al parecer nos gustan tanto a los chilenos.

En esta película no van a reinventar la rueda, ni menos llevarse una lección de vida, es como ver una comedia que junto a las payasadas y penurias del protagonista te vas entreteniendo. “Soul Kitchen” es el nombre del restaurante de Zinos, un tipo que no salva a nadie pero con la tremenda mina y unas cuantas deudas que lo tienen medio atrincado. Su amor se va a China por trabajo, donde le pide que le acompañe, pero no quiere dejar su restaurante.

Un día por esas casualidades que suceden en las películas, estaba cenando en un restaurant pituco junto a la familia de su mina y despiden al chef por enfrentarse a un cliente. Zinos contacta a Shayn (un excéntrico chef gitano de lo más shorizo) para que trabaje en su restaurante; el cual se especializa en la venta de comida rápida, manteniendo una pooobre clientela a base de salchichas, churrascos, pizzas y hamburguesas, las cuales Shayn se rehúsa a cocinar y le cambia todo el menú de forma magistral, preparando platos con los mismo ingredientes baratos pero rescatando la escencia del nombre del restaurant: comida para el alma (cosa que no tiene nada que ver con lo que quiso hacer Zinos, ya que era un restaurante donde tocaban música soul).

 

“La gente no sabe lo que le gusta. Tiene un agujero en el estómago, y llena ese agujero con mierda”su eterna clientela no contenta con el cambio, se va del restaurant y pasan por un periodo negro, hasta que llega una academia de baile al sector, atrayendo nuevos clientes y todo comienza a ir viento en popa.

Suceden muchas cosas, como la integración al restaurant del hermano delincuente y ludópata, los meseros cada uno con sus papeles bien realizados mientras avanza la película, Lutz; mozo y músico polaco que a veces toca con su banda en el restaurante, y Lucía, la camarera que vive de Okupa en un tremendo penthouse. Otros personajes son quienes quieren quitar el restaurante a Zinos para colocar otro negocio. También vamos a ver los problemas amorosos, o el viejito que vive en el restaurante como el eterno deudor…, o sea: no tienen para aburrirse.


Es más de lo mismo, pero con el “no sé qué” logrado por este gran director, todo es entretenidisimo, incluso dejan de lado el tema del restaurante para enfocarse en la vida de cada uno de los personajes, asi que decidan ustedes qué es mejor, esta película o la pelea de Kenita con la argentina de turno.

Escrito por Jose

Jose

About Jose

Publicista, Patton adicto, amante del cine, los juegos y el animé; colocolino, fanático de los skittles, medio de transporte preferido: la cleta.
Bookmark the permalink.