Okja: Dan ganas de ser vegetariano

Ya todo el mundo sabe que casi toda la carne que comemos está llena de hormonas, que a los pollos los hacen engordar inyectándoles productos de dudosa procedencia, que los animales en los criaderos viven una vida peor que Neo cuando despierta de la Matrix.

Pero aún así seguimos comiendo carne (me incluyo!), así como seguimos votando por Piñera. Quizás le podríamos echar la culpa de todo esto a la sociedad donde vivimos, en donde queremos todo fácil, rápido, en donde queremos mucho de todo, porque lo “necesitamos”. O sea, capitalismo puro. Porque es nuestra cultura, es nuestro día a día, está en nuestros hábitos.

Hay un sinfìn de películas que describen todo esto, pero he visto pocas tan directas y eficientes como la que se gana el review del día de hoy: Okja (2017). Película original de Netflix cuya producción, de partida llama la atención, siendo una producción norteamericana-surcoreana, dirigida por el surcoreano Joon-Ho Bong.

La historia parte cuando una multinacional descubre una nueva especie de animal en CHILE!!! que llaman “súper cerdo”, cuya carne es abundante y sabrosa. Ellos mandan a que críen a distintos especímenes de este animal en diversos lugares del mundo, para luego ser comido diez años después.

Es así como en un lugar en las montañas de Corea del Sur, la pequeña Mija, de 10 años, vivió toda su vida con su fiel y tierna mascota Okja, una súper cerdo que está pronta a ser devuelta a la multinacional para ser llevada al matadero, lo cual provocará la ira de Mija y hará todo lo posible por rescatarla.

Línea argumental sencilla y común de la niña a quien le quitan su mascota y la va a buscar donde sea; muy familiar, de aventuras, todo muy bonito, pero ojo, con grandes críticas a la sociedad capitalista y a las grandes corporaciones, además de ser claramente una película pro vegetarianos.   

En medio de una película ágilmente dirigida, con tomas rápidas que no estamos acostumbrados a ver, por la mano diferente del director surcoreano, vemos personajes “simpáticos” como Johnny Wilcox (Jake Gyllenhaal) quien es un documentalista, supuestamente amante de los animales; quien debido a su popularidad llega a ser rostro de la multinacional.

En un principio me molestó la actuación de Jake Gyllenhaal interpretando este personaje, lo encontré demasiado sobreactuado. Pero luego me di cuenta de que esto fue un elemento totalmente intencional, queriendo mostrar a un personaje demasiado simpático, pero que uno como espectador ya vislumbra rasgos psicopáticos debajo de esa falsedad.

Pasa lo mismo con Lucy Mirando (Tilda Swinton), personaje que es dueña de la multinacional que lleva su apellido y persigue a estos súper cerdos. Si bien los personajes son sobreactuados, se acercan bastante a la realidad, asemejándose a políticos abrazando a la señora de la feria pero al mismo tiempo con ansias de poder.

La historia tierna y de aventuras nos va develando lo más triste de la realidad, con una tensión ascendente que nos hace sufrir cada vez que la adorable Okja es atormentada. Un choque tremendo de su amiga Mija, quien tenía una vida pacífica en las montañas, con la realidad de la capital, llena de selfies impertinentes, frialdad y falsedad.

Película entretenidísima, se hace corta, y además nos deja mensajes positivos, pro animal, y para qué andamos con cosas, a uno le queda dando vueltas la idea de hacerse vegetariano.

Nicolas

About Nicolas

Comunicador audiovisual vendido, fanático de las buenas historias, intento de escritor para contrarrestar el karma de lo vendido. Creo que en otra vida fui Donnie Darko.
Bookmark the permalink.