La Belle Verte: Hermosa y desconocida

La Belle Verte o El planeta libre, película francesa, cuyo género podría clasificarse en una mezcla entre la comedia familiar, ciencia ficción y fantasía totalmente alejada de los efectos especiales y temas tecnológicos. Muy desconocida, estrenada en el año 1996. La vi de casualidad en una publicación de Facebook con un llamativo post que decía “la película prohibida por la unión europea”.

Prohibida supuestamente por su contenido que podía sembrar ideas rupturistas en las mentes de quienes la vieran. Aquel encabezado me llamó la atención, y de curioso terminé viéndola. Los primeros 15 minutos bastaron para volarme la cabeza, en el buen sentido.

Estos primeros 15 minutos muestran un grupo de comunidades que viven en  un pequeño planeta lejano. Comunidades compuestas por seres humanos, normales a simple vista. Y el planeta consiste en enormes prados y cerros con pasto verde, cielo azul, sin la presencia de ciudades ni construcciones hechas por el hombre; sólo naturaleza.

En ese escenario presenciamos el encuentro anual de las comunidades, un encuentro de unas 200 personas, que son todos los habitantes del planeta. Se encuentran primero para saludarse y compartir comida. Luego comienzan a conversar sobre temas importantes, como el aporte que puede hacer cada comunidad, hacer un recuento de los habitantes que murieron; casi todos a los 250 años (y felices), los que nacieron y hacer excursiones a otros planetas.

Uno de los planetas sugeridos es la tierra, al cual casi nadie quiere ir, porque es un planeta retrasado, en el que hay guerras y AÚN se usa el dinero, elemento desconocido para los habitantes más pequeños del planeta verde y ridículo para los que lo conocen. Así y todo, una mujer, Mila, decide ir a visitar la tierra.

Una vez ahí, se encuentra con un planeta muy ruidoso, lleno de cemento, con gente que se enoja fácilmente y sin razón aparente, normas complicadas y burocracias a sus ojos absurdas.

Podría decirse que esta película es una comedia familiar, probablemente realizada dentro de este género para llegar a la mayor cantidad de público posible. Y debe ser así porque es importante que una película con tal contenido sea vista por mucha gente, sobre todo niños.

Una película hecha para romper paradigmas sociales y mostrarnos que las reglas de vida que siempre nos han enseñado no son la única forma de vivir. Una película que nos muestra de forma sana y divertida lo absurdas que son muchas costumbres que tenemos inculcadas desde siempre.   

Es maravilloso ver una propuesta de evolución distinta a la que estamos acostumbrados a ver en el cine o en la literatura. Porque los habitantes del planeta verde son altamente evolucionados, viven muchos años saludablemente y tienen algunos tipos de poderes telepáticos. Pero en vez de vivir en naves espaciales, construcciones metálicas o en grandes metrópolis, ellos viven recorriendo la tierra, descalzos y con ropas sencillas. Su hogar es la naturaleza. Viven una vida sencilla en pequeñas comunidades distribuidas en el planeta o en otros planetas.

Otro indicio que ellos mismos dicen que es una señal de evolución es una civilización que dejó, primero que todo las armas, y luego los artefactos que dañan el medio ambiente. Por esta razón, dos de estos seres evolucionados que visitan la tierra, al encontrarse con una pequeña tribu africana, hablan de ellos como seres evolucionados, que viven en armonía y que incluso, también tienen poderes telepáticos para comunicarse.

Probablemente estamos a años luz de llegar a vivir en tal armonía como se propone en la película, pero hay muchos aspectos que es importante rescatar y que podrían servir para hacer de nuestra sociedad más saludable.

Una película agradable de ver, que se hace corta, para compartir en familia y que, además, si no se puede bajar por torrent, está en youtube. Aquí le dejamos link:

https://www.youtube.com/watch?v=Axre9Feb3j4

Nicolas

About Nicolas

Comunicador audiovisual vendido, fanático de las buenas historias, intento de escritor para contrarrestar el karma de lo vendido. Creo que en otra vida fui Donnie Darko.
Bookmark the permalink.