Contre-enquête: Otro final para decir CTM!

Hace un tiempo – quizás más de un año ya – escribí en esta misma paginita ita ita, acerca de un actor francés que lo encontraba desubicada y aparatosamente bueno. Su nombre es Jean Dujardin (algo así como Juan del Jardín, pero en francés suena mucho más serio y profesional), y en ese entonces les hablé de una película llamada 99 Francs (Aquí el review), puta la película buena también.

El tema es que este actor ha hecho papeles súper diferentes en las – aún pocas – películas que he visto de él, y en todas se luce el muy retamboriao!

Aquí hay otro ejemplo más, la película que les quiero recomendar hoy es francesa, del 2007, y se llama Contre-enquête, algo así como “Contra investigación”.

Nuestro amigo, Juanito del Jardín, hace el papel del Oficial Malinowski de la Brigada Criminal, algo así como la PDI pero más shoriza. Un día cualquiera, cuando se preparaba para salir a andar en bici con su hija, recibe una llamada urgente de la pega, así que deja a la hija pagando, le dice que salga sola y él se larga a la pega. Cuando regresa se entera de que su hija fue violada y encontrada muerta no muy lejos de su casa.

Él, con toda la culpa de lo que eso significa, decide empezar una investigación paralela a la oficial, alejado de la ley, tomando decisiones cuestionables, improvisadas y poco pulcras, para encontrar al joputa que le hizo eso a su hija.

Hasta aquí no más llego con la sinopsis para no caer en spoiler, aunque así como tal parece otra película más, típicamente de acción-drama, que no amerita mucha recomendación.

PERO NO!

El desarrollo de su investigación, cómo va descubriendo pistas paralelas a las de sus compañeros en la brigada, ocultándoselas hasta a su esposa, con todos los fantasmas que lo hacen caer en una depresión interminable. Todo eso, sumado, claro, a un final épico, la hace salir del montón de películas desechables y fácilmente olvidables después de dos piscolas un fin de semana.

Repito, el argumento suena muy archi conocido, repetido y hasta cursi, tipo Taken, el weón con entrenamiento para llevar a cabo una investigación por su parte, pasándose por el potito (para no decir raja) la ley y el protocolo.

Lo que hace especial a esta película es que es mucho más “creíble”, mucho más humana, con situaciones que perfectamente podrían pasar por la cabeza de alguno de nosotros si nos pasara algo así. El tipo improvisa, se equivoca, duda de sus decisiones, y eso lo hace mucho más cercano y real. Sin explosiones, patadas voladoras, frases épicas con la pistola en la mano mientras apunta al malo sin disparar. No, no, aquí hay una historia mucho más real y menos joligudense. No por eso menos entretenido de ver, claramente. Se me pasó volando la hora y media que dura el metraje.

En fin, aquí otro ejemplo más para sacarse la papa frita de los ojos, y decir prejuiciosamente que todo el cine francés es fome, pajero, latero, y un largo etcétera de personas que muy probablemente no han visto mucho más que Amelie.

Película para un día como hoy. No te va a hacer mejor persona, ni va a cambiar tu manera de ver la vida, pero te va a tener entretenido por casi noventa minutos. Y con eso, al menos para mí, basta –y sobra, también –.

Escrito por Gonzalo.

 

 

Gonzalo

About Gonzalo

A ratos publicista, a ratos escritor, y en los tiempos libres, hincha de la cerveza. Me gusta el rock, la pizza, y ya dije que me gusta la cerveza?
Bookmark the permalink.