10 películas acerca de la vida de un músico: Para ver y escuchar a todo shansho

peliculas musicosComo todavía me dura la emoción, el cucharón acelerado y la pera tiritona después de ver Whiplash, pensé que la mejor manera de seguir hablando de dos de las cosas que más me apasionan en la vida (después de la cerveza y la pizza) es hacer un ranking de las 10 mejores películas que reúnen lo mejor del Cine con lo mejor de la Música. Acá no encontrarán películas que hablen de la música en general, ni musicales, ni mucho menos. Es sólo mi lista de las 10 películas que más me volaron la cabeza contando la historia de un músico de la historia que haya marcado nuestras vidas. Películas en las que abundan los flashes de cámaras, la pobreza en un inicio, la fama inesperada, las drogas, el descontrol, la muerte solitaria, la interpretación de esa canción que siempre te hizo parar los pelos, tanto que le subes el volumen al nivel que tu vecino llega a odiarte y pegar un nuevo pincho en tu muñeco vudú.

Cine de este tipo hay mucho, pero como en todo orden de cosas, hay mucho bueno, mucho maomenazo no más, y mucho pésimo, que hasta a las arcadas le da lata salir para no tener que ver esos bodrios. Lo que hago con esta lista no es solamente hablarles de mis músicos favoritos (la mayoría de ellos sí lo son), porque hay varias películas de músicos que admiro, les enfrío el tecito y les muelo la palta, pero que las películas con sus historias son ese ejemplo de bodrio del que les contaba recién: Kurt Cobain con Lasts Days (puaj!), Bob Dylan con I’m Not There (cuek!), y una que otra onomatopeya más para describir el poco honor que le hacen a ellos con películas tan malas.

En fin, paremos la lata, y empecemos con la música:

10. Farinelli (Carlo Broschi) Dir: Gérard Corbiau (1994)

Quise incluir esta película no porque sea una de mis favoritas, sino por todo lo que me enseñó. No tenía idea de muchas (o casi todas) las cosas que se muestran en ella, las que claramente no les voy a spoilear. Tan solo les diré que cuenta la historia de Carlo Broschi (Farinelli), uno de los Castrato más famosos de la historia. Qué carajo es un Castrato?? Sí, es eso mismo, hombres castrados cuando niños para que cuando crezcan puedan mantener su voz de niños y cantar en los tonos que las óperas demandaban. Yo tampoco lo sabía, y tampoco lo creía. Pero bueno, acá está la manera cómo funcionaba todo a mediados de 1700.

 

9. Sid & Nancy (Sid Vicious) Dir: Alex Cox (1986)

Si les digo Sid Vicious, qué se les viene a la mente? Aparte de God Save the Queen, su pelo parado, su ropa rota, sus drogas… la distorsión! Claro, padre, rey, y papá corazón de todos los niñitos pseudo panki que después llegan a su casa a lavarse la carita con agua y con jabón. Es una de las razones de por qué el Punk es en primer lugar actitud y después música. Y esta película con Gary Oldman como protagonista, lo capta perfectamente. Muestra todo lo rancio que llegó a ser junto a su novia Nancy, las drogas a un nivel samurái más lejano que Breaking Bad, todo con mucha suciedad, frío, soledad, distorsión, ruido, mucho ruido. Eso es esta película, un gran homenaje al Punk real, ese que va en las calles, esa actitud frente a la vida cuando te trata como las pelotas, y no en los mohicanos que hicieron que sus papitos se persignaran tres veces cuando los vieron. Muy buena película. (Notable, notable el momento cuando Sid canta My Way)

 

8. Nowhere Boy (John Lennon) Dir: Sam Taylor-Wood (2009)

Esta película es la historia de la vida de Lennon antes de llegar a ser Lennon. Son sus inicios, su relación con la tía que lo cuidaba; su relación con Julia, su madre; con sus compañeros del colegio; cómo empezó a tocar guitarra cuando cabro chico y a componer canciones teniendo siempre a Elvis como uno de sus ídolos. Es entretenido ir viendo cómo conoció a Paul McCartney, a George Harrison, cómo empezaron a tocar en clubes de Liverpool, en gimnasios de colegios, etc. No sé qué tan fidedigno sea todo lo que aparece en la película, pero al menos las cosas importantes están bien contadas, y sirven para documentar la vida de la persona que influyó en la vida de todos nosotros, más allá de sus lentes que ahora usan tantos hípster que nunca han tenido un problema a la vista.

 

7. Walk the Line (Johnny Cash). Dir: James Mangold (2005)

Cómo no incluirla? Cómo no hablar de ella? Quizás sea una de las más conocidas entre todas las películas de músicos del último tiempo. Todos – o al menos casi todos – la han visto. Y si no lo has hecho, deja de leer esto y anda a verla de inmediato. Es la historia de Johnny Cash y June Carter, la tortuosa vida de El Hombre de Negro, el verdadero, el poco popular y oscuro Cash; paralelo a todas las luces, la fama y el gel de Elvis en esa misma época. Va contando lo desgarrador de su vida, sus descontroles, sus peleas con June, etc. Quizás la mejor interpretación de Joaquín Phoenix, le compré todo el rato su actuación y su mirada perdida al estilo Cash.

 

6. Bird (Charlie Parker) Dir: Clint Eastwood (1988)

Vi esta película sin siquiera saber que la había dirigido don Clint, la vi simplemente porque quería conocer la vida del Pájaro Charlie Parker. Y bueno, más allá de que sin siquiera saberlo, se notaba a la conshelalora de lejos que era película de Eastwood, la película, como tal es una obra genial. Tiene vueltas al pasado, idas al futuro, regresos al presente… cuenta la vida de Charlie Parker con lujo de detalle, no se ahorra en detalles, con casi 3 horas de duración, terminas conociendo absolutamente todo del tremendo saxofonista que terminó volando mi cabeza varios días a la semana camino a la pega. Qué grande esta película, te hace mover la patita a los tres minutos de empezar a verla, y te mantiene con cara contenta escuchando el jazz y bebop pasado a bar de mala muerte de Nueva York. Todo acompañado de las adicciones y enfermedades de Paker que lo llevaron a estirar la pata súper joven, a pesar de tener cara de cincuentón. Película para tener siempre a mano, aunque sea para tener de fondo mientras haces el aseo o lavas los platos pasados a pizza en la cocina.

 

5. La Vie en Rose (Edith Piaf) Dir: Olivier Dahan (2007)

La historia de Edith Piaf contada de una manera tan emotiva, tan llena de pobreza, de tristeza, de días con lluvia. Como que uno termina empatizando con esa niñita de mocos colgando que empezó cantando en las calles de Paris y terminó haciendo llorar a todo el mundo. Imposible no amarla, no querer haberla conocido. Es tan perfecta la interpretación de Marion Cotillard (mijita más rica) que es imposible no amarla. La película muestra todo el camino y la vida paralela de Piaf más allá de las luces y los flashes; la manera como era mirada en menos por venir de una familia pobre, cómo la obligaban a mejorar su postura en el escenario. Si bien es cierto, todas las películas de esta lista te dejarán tiritón y emocionado hasta el carajo cuando aparece esa canción que más te gusta del músico, esa que más te marcó, te movió, te hizo explotar la cabeza, yo creo que en esta película se genera ese momento de la manera más grande y marcada posible. Cuando Edith Piaf canta Non Je Ne Regrette Rien, se me paran los pelos, el volumen se sube solo, las ventanas retumban, y se me salen lágrimas de puro escucharla.

 

4. Ray (Ray Charles). Dir: Taylor Hackford (2004)

Otra película ultra conocida, llena de emoción, de tiritones de pera, de nudos en la garganta. Es la vida completa de Ray Charles, desde que empezó a tocar piano hasta llegar a ser quién fue, con ciertos flashbacks hacia su niñez, la relación con su madre, con su hermano, cómo fue quedando ciego poco a poco cuando niño, etc. Después cuando grande, muestra la relación con sus tantas groupies, con su esposa, con las drogas. Película completita, redondita, y muy, pero muy emotiva. Acá la interpretación de Jamie Foxx también es impresionante, cada muletilla, cada gesto de Ray estaba perfectamente personalizado por él. Aplausos por favor.

 

3. Copying Beethoven (L. Van Beethoven). Dir: Agnieszka Holland (2006)

Películas de “La Bestia” Beethoven hay varias, no sabía si incluir ésta o Inmortal Beloved (1995). Ambas son buenas, ambas te paran los pelos y las canas que ya te empiezan a salir cuando suenan sus composiciones tocadas en algún teatro atestado de público. Me incliné por Copying Beethoven simplemente porque creo que el relato es un poco más ágil acá, y si bien parte de una premisa de ficción, todo el contexto que va contando sirve para ir conociendo la vida de una persona que cambió la historia de la humanidad (sí, humanidad dije, no sólo la historia de la música). Acá la historia se basa en los últimos años de Beethoven, cuando ya perdió casi por completo su audición, y en Ana, un personaje que nunca existió en la realidad, pero que sirve para hacer de “copista” del compositor. Qué carajo hace un copista?! Es la persona que transcribe las partituras y las creaciones del músico y las pasa en limpio. En realidad Beethoven nunca tuvo una copista mujer, ni tampoco nunca dejó que nadie opinara ni cambiara nada de su música (como muestra la película), pero sí tenía la personalidad oscura, casi de ogro como aparece acá. El contexto es el año 1824, cuando estaba componiendo su Novena Sinfonía, siendo que en realidad él ya había quedado completamente sordo 7 años antes. Pero independiente de toda la ficción que entra en la película, la narración e interpretación de cada momento de ésta, la hace merecedora de estar en este ranking.

 

2. Cadillac Records (Chuck Berry, Muddy Waters, etc.) Dir: Darnell Martin (2008)

Una de mis favoritas, no solo por la película en sí, sino por todos los momentos históricos que entran en ella. Narra la historia de Leonard Chess, fundador de los estudios de grabación Chess Records, famosos por ser quienes – según dicen – vieron y gestionaron el nacimiento de ese estilo que tanto nos revuelve la vida y que nos hizo ser chascones, llamado Rock & Roll. Poco a poco van apareciendo en la película muchos de los músicos que más admiro en la vida: Muddy Waters, Chuck Berry, Howlin’ Wolf, etc. Nos cuenta la manera en que un granjero de raza negra, del sur de EEUU, trabajando con otros esclavos negros en los campos, un día es descubierto por un cazatalentos que se lo lleva a Chicago, donde está el epicentro del blues en clubes y bares de mala muerte. Ese esclavo se llamaba Muddy Waters, quien empieza a desarrollar y evolucionar el Blues junto a Little Willie, uno de las mejores armónicas de la historia. Pero la importancia en la historia del Rock de esta disquera no se queda ahí. Y después de unos años ve nacer y lanza a la fama a un negrito piojento de mocos colgando llamado Chuck Berry. Después de esto, nada volvió a ser lo mismo. Que pasen Elvis, The Animals, los zorrones de Beach Boys; nadie, pero nadie puede ser llamado el padre del Rock si no es Chuck Berry. Tremenda, insisto, TREMENDA película que te hace tener ganas de comprarte el parlante tipo bazuca más flaite que encuentres en el Bio-Bio, para hacer retumbar a todos los departamentos de tu edificio con el sonido del alma.

 

1. Amadeus (W. Amadeus Mozart) Dir: Miloš Forman (1984)

Si antes les contaba de Beethoven y lo tanque a pedales que era según sus películas. Acá se muestra a Mozart completamente diferente. Un loquillo, bueno para la jarana, para molestar y hacer enojar hasta el mismo rey. La película cuenta la historia desde que Mozart empezó a hacerse famoso en Viena hasta llegar a… bueno, hasta llegar a ser Mozart. Es una obra genial, muy detallada, muy cercana a la realidad, con mucho contexto que en realidad existió (lo subvalorado que fue en su momento), otro poco de ficción (la enemistad a muerte de Mozart con Salieri, otro compositor, profesor de – entre otros – Beethoven). Lo que más me gusta de este tipo de películas es lo que terminas aprendiendo, pero además si a eso le sumas un relato detallado y preciso, mucho mejor, por ejemplo contando cuando le exigían a Mozart a componer cosas más simples, porque la realeza de la época no era capaz de entender lo complejo de su música. En fin, no les estoy recomendando el mejor dato de la vida, seguro casi todos la han visto, pero es imposible no dejarla en primer lugar.

 

Escrito por Gonzalo.

 

Gonzalo

About Gonzalo

A ratos publicista, a ratos escritor, y en los tiempos libres, hincha de la cerveza. Me gusta el rock, la pizza, y ya dije que me gusta la cerveza?
Bookmark the permalink.
  • Sebastian Alejandro Orellana S

    y Shine (David Helfgott)? ajajajajaja ¿Cual es tu problema por no poner esa pelicula ?